Comunidad Nueva Jerusalén sin miedo al gas

CON 72 HORAS PARA EL DESALOJO.

Más de 300 personas se posicionaron en el terreno aledaño a las instalaciones de «Gasera Kino», ubicado  en camino a Valle Redondo S/N, a la altura del Km. 33+000 del ferrocarril Tijuana-Tecate, Valle Redondo, Tijuana, en donde desde el 12 de septiembre pasado esperan, con toda voluntad, el permiso para permanecer en el espacio y poder fincar.

El día lunes 27 de septiembre por la tarde se les dio de nuevo un ultimátum de 72 horas para desalojar el terreno que, en aclaración de elementos de la fiscalía, pertenece a “Gasera Kino”.

También se argumenta que el predio se contempla como colchón hidráulico para casos de emergencia.

Todos somos uno 

Por otro lado, Rosario Peraza, miembro de la comunidad “Nueva Jerusalén” nos cuenta que el señor de Kino Gas los ha intimidado con documentos en mano, aunque sin saber realmente el nombre del dueño del predio.

Fotografía: Luis Gutierrez.

El día lunes 27 de septiembre fueron al Centro de Gobierno para manifestarse en la visita de Jaime Bonilla y aparentemente les prometió respuesta en la siguiente semana.

Habitantes de Nueva Jerusalén pronuncian: “declaramos que estos predios ya son nuestros porque, como por ahí dicen: yo no conozco mucho de lo legal, pero sí conozco de los derechos humanos y sobre todo que el gobierno tiene que inclinarse hacia nosotros por que somos mayoría”.

Fotografía: Luis Gutierrez.

Su principal motivación para ocupar el predio, argumentan, fueron los altos costos de renta que rondan entre los 3,000 y 3,500 pesos en la periferia de la ciudad. 

El mismo motivo fue documentado en la pasada invasión en el Cerro de las Abejas, hace un par de meses y, asimismo, lo mencionaron habitantes instalados a un costado del bulevar Rosas Magallón.

En “Nueva Jerusalén” señalan que constante son mente vigilados con drones: cuando se congregan los días domingos por la tarde, durante la noche o al realizar juntas vecinales.

Fotografía: Luis Gutierrez.

“Somos pueblo de Dios, la mayoría somos cristianos”. 

A destacar, desde mi experiencia indagadora, la calidad humana de esta comunidad, en la cual todos son uno y que se conforma por un 90% de practicantes de la fe cristiana. 

Sin miedo a las consecuencias que implica estar próximos a tuberías de gas, “La Nueva Jerusalén” está dispuesta a continuar con la invasión ya que, según ellos, toda Tijuana tiene tuberías de gas.