Atraparon a Dios

El 2005 fue un bonito año para conocer sobre la literatura regional. Fui un orgulloso estudiante del COBACH plantel el basurero (Tijuana siglo XXI), en donde muchos nos hacían de menos por la zona en la que está situada la preparatoria, en la zona que ahora se ubica como Loma Bonita y que poco tiene de bonita. 

La educación cumplió su cometido y poco a poco encontré el despertar por la literatura a manos de mi buen amigo Jorge (alias: el Schok, alias: el Turul, alias: El del pantalón entubado) que un día de la nada llegó con un manojo de copias agarradas de una grapa.

  —Esta madre esta bien vergas, wachalo.

El título, “Han atrapado a Dios”, por Rafa Saavedra, me provocó ver a la fea ciudad de Tijuana con otros ojos o en otras letras. 

Mi otro yo de aquél 2013 se reencontró con el cuento en redes sociales por mucha casualidad y volví a conectar con mi yo del 2005. 

Sin embargo, en ese mismo año 2013, un día estaba ahí sentadito en clases de Taller de Redacción o algo así, en mi primer semestre en la gloriosa UABC (cimarrón con valores). Ese día estábamos en clase con la maestra Kim Ochoa, que sin duda es una excelente docente y una persona que se preocupa por su alumnado (claro que hago un comercial). Y de súbito,  miré como después de un mensaje, su voz se quebró y sus manos se fueron como imán a su rostro. La noticia: el señor Rafa Saavedra se había ido. 

Tardé meses así: con el nombre de Rafa papaloteando en mi hueca cabeza [sic]. Recordando lo bueno que era su cuento de la segunda venida de Yisuscraist, su intento de desvivirse en el puente de la 5 y 10, sus combos en Mortal Kombat y su llamada al cielo después de una putiza. 

He aquí un intento de homenaje al cuento. «Han atrapado a Dios», que tiene la intención de ser algo más que sólo una serie de imágenes que pretenden ilustrar sucesos de aquella punketa historia de Jesucristo nuestro señor en la ciudad más feliz del mundo. 

Si no has leído el cuento, te adjunto un link para que te deleites: https://www.ladobe.com.mx/2013/09/han-atrapado-a-dios/

Esta vez las cosas cambiaron un poco y todo se creó en la ciudad de Guadalajara con un gran perrillo de Alemania y mi buen amigo el greñas, «el señor periodista».

Etiquetado con: