Parquedad

No se habla de lo que no se conoce, no se habla de lo que no se siente… pero si se siente, ¿se habla?

Un cuerpo, un alma y dos vasos de Tecate roja, ¿bastaba más? El problema es decir basta, porque nunca se sabe cuánto es lo que se necesita, ni cuándo hay que parar.

Las calles inundaban un olor fétido, signo clásico de esta ciudad. Los jóvenes ricos, triunfando como siempre (a no veaa), y uno idealizando el sueño del sueño.

Se levantaron, caminaron, reían y cantaban, lo que los hacía especiales es contemplar el silencio de cada uno… (si tal vez hubiera dejado que ese silencio durara para el final).

Repito, uno no habla de lo que no conoce. Sin embargo, yo no conocía nada pero hablaba demasiado… Hablaba de la policía, de la seguridad, de los funcionarios, hablaba de ellos tanto que los hacía uno mismo, mis amigos, mis compas, mis otros yo…

No fue eso tampoco. Repito, no se habla de lo que no conoce.

El narco en Tijuana, el narco en todos lados, los dioses de los 90’s y los que mueven ahora, no fue eso tampoco.

El Dandy guardó aproximadamente 50 horas de espera y 10 horas de entrega ¿Diferencia? Casado, soltero, unión libre…

Me di la oportunidad de sentir que era más allá de lo que puedo llegar a ser, después de eso la fantasía de creer vivir realmente se ha hecho más potente en el transcurso en el que se cierran los días. Si yo fuera quien me lleve el crédito viviría con angustia y no con tanto desequilibrio de desinterés; si alguna vez me cruzas por la calle no me guardes nada, porque lo que hace a uno mismo es vivir el drama del saber que nunca…

Si Tijuana reflejara lo que esos tipos tan listitllos hacen cuando se juntan en sesiones de martes o miércoles o cualquier puto día de la semana a discutir temas como: “La industria tijuanense en las épocas de los millenials ilustrados”, “El revolucionario arqueotipo de la lectura del narco”, “Conversatorio de la imagen  contemporánea como estado emergente de exploración…” etc., etc., etc.  Si realmente reflejara ese tipo de jaladas que se pierden entre 1 whisky o 2 caguamas, tal vez uno hablara de lo que no conoce.

Si uno no conocía a ninguno y nadie conocía a medio mundo, ¿por qué al rodear mis brazos sobre mi cuello 24 horas después no existía?

Repito, uno no habla de lo que no conoce o se retracta de la parquedad de sus palabras…

¿YO? Exhalo, jiji.