Tijuana

Tijuana

La palabra «casa» en una muy breve definición “racional” es una estructura, puesto, edificio o terreno que es permanente.

Ahora, si nos movemos en “otro plano”, una «casa» podría ser un lugar cómodo y ¿acogedor?, donde encontramos caos, amor, estabilidad, paz y diversión (todo un cóctel de emociones).

Durante mucho tiempo tenía la idea de que Tijuana era mi casa “formal” (ya saben, la casa de la infancia), donde uno puede ir y venir para al final abrir la puerta y sentirse acogido por aproximadamente 3,315,766 personas viviendo en casa.

Sin embargo, después de bastante tiempo libre y de una exagerada, ridícula y ansiosa investigación a todas las partes de una casa, la «sala de estar» resulta una habitación sumamente importante para quienes dentro de su “privilegio” la tienen; en ella recibes invitados, ofreces bebidas, lees, escuchas música, ves televisión y juegas un poco. Pasas el tiempo a como mejor te convenga para dirigirte a donde se te venga la puta gana después de un tiempo [Ojo aquí, uno puede crecer, vivir y morir ahí; siempre tal cual a uno le parezca].

Tijuana, mi Tijuana, es mi «sala de estar» y es la más chula que podría existir en mi mundo, pongo muy en claro que en el mío porque solo existen 7 ciudades realmente conocidas y un aproximado que varía de 194 países soberanos a 206 en todo el mundo… Tijuana nos da todo, incluso una ex candidata a la Alcaldía de Tijuana, que al parecer será presidenta lo dijo, en un mal momento, pero lo puso en la mesa: “Tijuana te da todo, ¿quieres drogas? Tijuana te lo da”, parece chiste, pero es anécdota. 

Tijuana recibe a todos, los acoge, los protege, los valora, pero nunca los retiene (no los obliga a estar, comportarse, ni decidir qué hacer). Realzo bastante que es una «sala de estar» porque a pesar de ser fija, no es mi casa, no me voy a quedar, me muevo como los desplazados del sur, me muevo, migrantes de casa, reuniéndonos en un proyecto económico llamado: “sala de estar”, en donde los espacios de la casa nacional no tienen designación para decirte qué ser y es la razón por la que nos toca reunirnos aquí, porque todo nos da, pero no es en su totalidad el hogar.

Si me mudo de una casa siempre hay algo que se retiene, pero si me voy de una sala de estar, nada se queda en ella, todo se queda en uno y doy por hecho que el siguiente que entre se irá satisfecho de que aquí estamos para irnos porque entre tanto que nos da, no podemos ni siquiera darnos la oportunidad de adoptarla como nuestra, porque es de todos, es una pronta ciudad, es una sala de estar donde vivos y muertos, nos movemos. 

  1. 🙌 esperando más artículos tuyos

Otras realidades.

Gran Homenaje al Maestro Víctor Soto Ferrel

La Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UABC campus Tijuana, en su  35 aniversario, rindió un homenaje a la trayectoria del Mtro. Víctor Soto Ferrel, enorme promotor de la literatura, el cine y una figura importante como docente en nuestra ciudad.

Están bajo tierra

Dejando las tumbas múltiples de la historia de Tijuana, en el panteón de “Puerta Blanca” se escuchó de un altar en Playas, muy cerca del muro fronterizo, en memoria de 12,000 hijos que han muerto tratando de cruzar al otro lado