Nosotras no paramos, 8M

#8M

Desde semanas atrás, colectivos feministas y mujeres se estuvieron preparando para protestar y marchar por nuestros derechos, para ser escuchadas, por las que se fueron, por las que están y por un futuro esperanzador para nosotros. 

A nivel nacional, el día martes 08 de marzo, a muy temprana hora, las mujeres se movilizaron, se prepararon y el ambiente se volvió morado. 

Fotografía: Iliana Carapia.

Desde el día lunes la carga emocional se recargaba, para que el martes el coraje, la impotencia, la esperanza, la tristeza y toda esa mezcolanza de sentimientos se hicieran presentes… Uno tras otro salían mientras se veían las noticias, mientras veías a la gente por la calle con insignias, la garganta se cerraba pero no lo suficiente para no gritar, los ojos se empañaban pero no lo suficiente para no llorar, el cuerpo arrastraba pero no lo suficiente para no avanzar… Porque por más que haya obstáculos, nosotras no paramos y si una lo hace, las otras te cargamos y llevamos tu mundo sobre la espalda, porque para las que no están su mundo lo traemos en los hombros, nosotras cargaremos este patriarcal mundo hasta hacerlo caer. 

En Tijuana, desde las 12 pm en distintas zonas de Tijuana, las mujeres salieron de sus casas. Veías a las calles pintarse de morado, de verde, de negro solas; acompañadas o en grupo, todes íbamos y salíamos por una razón: la lucha sigue. 

A las 14:00 horas, Las Tijeras se llenaban de coraje, para las 15:00 la marcha inició. Todes juntes, cantaban, brincaban por todas las mujeres, sin importar radicalización. Al final, los grupos radicales, los grupos inclusivos, las mujeres que por primera vez iban a una marcha, todes se unieron… Cuando estamos todas, se dejan a un lado conflictos de redes sociales, porque es más amargo el sabor de saber por qué estamos donde estamos, porque somos todas y si una se va, sabemos que siempre va a ver una que luche por nosotros. Nadie más. 

Fotografía: Iliana Carapia.

Mientras avanzaba la marcha, se escuchaba «justicia», «vivas las queremos», «las niñas no se tocan», «yo si te creo» y demás de frases que día con día resuenan en nuestra psiquis. Se rompió lo que se tenía que romper, se prendió lo que había que prender y eso no es suficiente para lo que estamos dispuestas a hacer. 

Este día es conmemorativo para todas aquellas que estuvieron, que están y estarán…

Porque la lucha va más allá de lo emocional; es político, económico, y social, entre otras cosas. Sin importar, y, dejando aun lado extremidades y radicalismos, estamos las que estamos y si una falta por cualquier circunstancia, vamos a estar por ellas… Hoy y siempre hasta que el cuerpo y la voz se quiebren de tanto estar.